UCI, agotados, sin fuerzas, pero grandes

Estoy agotada Eduardo, eso me dijo una enfermera mientras se terminaba de colocar el EPI, estábamos en el área quirúrgica de la primera planta habilitada para el covid, yo sólo había ido a tomar unas imágenes; la vi derrotada, apenas sin fuerza para ponerse las calzas. Terminamos, ella de ponerse el EPI y yo de montar el trípode con la cámara, abrió la puerta y entró al quirófano, ahora una sala covid improvisada.

Más allá de los pacientes, respiradores, monitores y goteros, muchísimo más allá de lo que yo podía captar con la cámara, me impresionó su fuerza interior (de mujer en este caso), su entrega inmediata al oficio, sin resquicios, sin malas caras, sin apatía, dándolo todo por el bienestar de sus pacientes. Allí adentro ya no parecía cansada, seguramente no tenía tiempo ni de pensarlo. Entregada al mil por cien dignificaba su labor asistencial.

Pero no estaba sola, recorrí las distintas estancias, otros quirófanos habilitados, la zona de reanimación quirúrgica también habilitada para el covid, la nueva zona de críticos en la planta cero, o la UCI de siempre, en todos ellos encontré a compañeros entregados: enfermeras, médicos, auxiliares, celadores, personal de limpieza… un agitado laberinto de idas y venidas, EPIS, goteros, aseo, medicamentos, recogida de muestras, limpieza y desinfección continuada de recintos comunes, atención intensiva sin pausa a cada paciente, ninguna mala cara dentro de las estancias, sacando fuerzas, no sé de dónde, para motivar y, si acaso, mitigar un poco el dolor diseminado por todas partes.

Siento no poder mostrar con mi trabajo sino el envoltorio, dejando a oscuras lo que lleváis por dentro, el calor interior, los cimientos, el esqueleto, el corazón del hospital.

Admirables, grandes, así sois compañeros y compañeras

Mujeres y arte

Femenino plural. Mujeres en el arte en La Rioja. Galería Aguado. Logroño

Siempre es un respiro hacer una pausa para mirar arte, para observar la técnica, las pinceladas, el color y, si acaso, interpretar el mensaje, que no podrá dejar de ser subjetivo, particular y único. Da igual lo que la artista haya sentido y querido transmitir, sólo sirve la mirada de quien lo ve, su observación y su reflexión (si la hay).

Siempre es un respiro desconectar del ruido que nos lo ocupa todo, dejarse llevar por el misterio y la magia de cada pincelada, tan diferentes todas y sin embargo con un lenguaje común, la búsqueda del feedback de quienes no conocen, a través del silencio y la quietud de la imagen. Y sin estar presentes hay entendimiento… hay comunicación.

¡Enhorabuena! A las ocho artistas que exponen. Acompaño el texto con unas fotos de los cuadros de Arancha Lanchares, maestra y amiga.

He nacido hace un rato

He nacido apenas hace un rato, sobre las 6 de la madrugada en el seno de una sencilla familia de labradores, He nacido en el primer piso de la casa del pueblo, una habitación amplia pero muy fría, el único calor es el de mis padres bajo las pesadas y numerosas mantas de la cama. Me ha ayudado a nacer el practicante del pueblo, Don Santiago, igual que lo ha hecho con otros cientos y cientos de niños.

Lloro, lloro porque todo es nuevo, porque hace frío… ¡qué se yo!. Y acude el perro (Pernales, lo llaman) en defensa de mi madre.

No la dejan estar, pero en la habitación de al lado hay una niña de 9 años, mi hermana. He nacido y parece que todos me esperaban. Hace mucho frío esta madrugada de enero del año 1960.

Hoy, mis padres ya no están, hace ya mucho tiempo que se fueron. El recordarlos me engrandece, me emociona, me llena por dentro de paz y felicidad. Su recuerdo es mi regalo.

…¡Así son las cosas!. He nacido hace un rato, apenas hace 60 años, sigue siendo una fría madrugada de enero

Nos vamos a Eslovenia y Croacia

Esta vez nos colaremos a Centro Europa: Eslovenia, entre Italia, Austria, Hungría, el mar Adriático y al sur Croacia también nuestro destino. Y como no podía ser de otra forma, las salidas al extranjero me invitan a realizar un blog de seguimiento que, como siempre, intentaré actualizar in situ cada día sin dar tiempo a envejecer a las experiencias, con las vivencias a flor de piel, el cansancio de cada jornada y la presión que supone querer capturar instantes a través del objetivo y, como no desde las emociones.

Aquí está el blog:

Otro disco de nuestros amigos de «Vuelo 505»

No hay historias del fracaso, así se titula el nuevo disco de nuestros amigos riojanos «vuelo 505». un segundo álbum con 11 piezas fantásticas y dos videoclips, uno del tema 4 «una casa en ruinas» realizado por Luz Tato y Ander Shinova, fantástico;  y otro del último tema «Frío en los pies» el que tuve la suerte de grabar y editar.  Les deseo el éxito que merecen

 

 

Taller de time lapse

La luz es seductora e inquieta, pero es el pigmento de la fotografía; junto al tiempo imparable se vuelve rebelde y seductora. Es en ese encuentro amistoso, casi fraternal, en ese pulso, en ese abrazo donde aparece el «time lapse», el juego de las secuencias de exposición, de los intervalos entre fotos, del reto de capturar el tiempo.

… Y de pronto vemos el transcurso de algunos tramos de la vida más allá del tiempo real, los hemos capturado para observarlos, para sentir que todo se mueve a pesar nuestro, y una vez más nos sentimos pequeños, frágiles y finitos. Capturamos el tiempo para darnos cuenta que que es él quien nos engulle sin descanso.

Esta tarde, en la sede de la Agrupación Fotográfica de La Rioja daré un taller-charla sobre el arte de capturar el tiempo «time lapse», dentro de los días de fotografía organizados por el Colectivo REVELADOS  compuesto por ASFOCAL, RIOJAFOTO Y AGRUPACIÓN FOTOGRÁFICA DE LA RIOJA.

Intentaré hacerlo ameno y divertido y tendremos tiempo de analizar bastantes ejemplos

Del arte del teatro

Tengo la suerte de compartir algunos momentos con artistas, con fotógrafos, con pintores, con músicos. Esta vez con amantes del teatro, actores del Teatro Pobre que cumple 40 años de su nacimiento.

Convirtieron el entorno privilegiado del Círculo Logroñes en un escenario complejo, entre el público, recorriendo distintas salas y llevando con su magia el lugar a mediados del siglo XIX. Se atrevieron a representar nada menos que la gran obra de Zorrilla, Don Juan Tenorio.

Fue un verdadero placer poder hacerles fotos y a la vez disfrutar de su asombrosa interpretación.

¡Chapó por el Teatro Pobre! y por su obstinado e incansable director Fernando Gil Torner